Archivo de la etiqueta: Poesía

En tu cara, Neruda #1

Meridionales son los ojos

 

Meridionales son los ojos

que pintan de colores

las raíces de este bosque

lleno de dolor.

Meridionales son los ojos

que escuchan por la ventana

los sonidos etéreos

ausentes de sabor.

Meridional es la risa

tan escasa en estos días de tu vida

tan natural, tan efímera

la mejor, la que nunca se olvida.

No es meridional el tiempo

tan ajeno, paralelo a tu existencia

que cuando es, fluye

y cuando no, pasa.

Meridional es la brisa

que desnuda, congela, enviste

y me recuerda lo lejos

que aún estoy.

Meridionales son los ojos

que pintan de colores

las raíces de este bosque

lleno de pasión.

N.B. Primer noche de regreso después de sobrevivir al Empire Builder. Dolor de cabeza inhumano. Dos pestañas en las lagañas de tu ojo derecho.

Anuncios

Crónica a un beso

En un instante, mil palabras:

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua…


Cap. 7 Rayuela

——————————-

Sic. E.A.

Instrucciones para soñar # 1

Instrucciones para soñar número uno dice:

  • Léase el siguiente texto bajo el fondo de  Comptine d’un autre été: L’après-midi de Yann Tiersen,  junto a una ventana, de preferencia en un día nublado o que sople el viento en la frente del espectador.
  • Sórbase un poco de whisky y quítese los calcetines. Relaje sus hombros.
  • Si sigue los pasos correctamente, estará usted, soñando despierto….

Espiral

Como el clavel sobre su vara,
como el clavel, es el cohete:
es un clavel que se dispara.

Como el cohete el torbellino:
sube hasta el cielo y se desgrana,
canto de pájaro en un pino.

Como el clavel y como el viento
el caracol es un cohete:
petrificado movimiento.

Y la espiral en cada cosa
su vibración difunde en giros:
el movimiento no reposa.

Octavio Paz. Libertad bajo palabra, p.62.

Para los músicos de Corazón: Partitura de Comptine d’un autre ete l’apres midi by Yann Tiersen